Psicología de la Música: ¿Cómo usarla a tu favor?

Psicología Música

La música es un lenguaje universal que todos entendemos. Aunque no comprendamos la letra, el ritmo nos dice si se trata de una canción triste, alegre, nostálgica o motivadora. Esto se debe a que la música penetra directamente en la parte más antigua de nuestro cerebro, que es también donde se generan las emociones.

Por esa razón, la Psicología lleva décadas estudiando el impacto de la música en las personas. Numerosos estudios han comprobado que la música nos puede activar y motivar o, al contrario, nos puede relajar y calmar. No obstante, la música también tiene otros efectos insospechados que podemos aprovechar a nuestro favor.

Cinco beneficios increíbles de la música para tu vida cotidiana

1. Alivia el dolor

Se ha demostrado que la música puede reducir de manera significativa la percepción del dolor, sobre todo en las personas que padecen enfermedades crónicas o en las que se someten a intervenciones quirúrgicas. Esto se debe a que la música puede estimular la generación de opioides, unos analgésicos naturales que genera nuestro cuerpo. No obstante, este efecto solo se aprecia cuando la música que escuchamos nos gusta de verdad.

2. Mejora nuestro rendimiento físico

La música provoca en nosotros una “respuesta rítmica”, o sea, hace que nos movamos a su ritmo. Cuando escuchamos un tema sincronizamos nuestros movimientos, una reacción automática que puede ayudarnos a aumentar la resistencia durante el entrenamiento.

3. Nos ayuda a recuperar la energía

Escuchar música después de una sesión de entrenamiento puede contribuir a que nos recuperemos más rápido de la fatiga y el cansancio físico. De hecho, se ha apreciado que la música de ritmo lento tiene un gran poder relajante, que contribuye a que nuestro cuerpo se recupere del esfuerzo realizado.

4. Ayuda a conciliar el sueño

La música clásica, así como los temas que incluyen sonidos de la naturaleza, como la lluvia, las olas del mar o el canto de los pájaros, son ideales para ayudarnos a conciliar el sueño, incluso en los casos de insomnio. La clave radica en elegir sonidos suaves que inspiren tranquilidad.

5. Disminuye la ansiedad

Se ha comprobado que la música relajante tiene los mismos efectos sobre la ansiedad que un buen masaje. Esto se debe a que la música estimula la producción de endorfinas, unos neurotransmisores que generan un estado de calma y bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista